Que la fuerza te acompañe, Carrie Fisher