sábado , septiembre 16 2017

La verdad tras una de las escenas más emotivas de ‘El Chavo del 8’

Anuncios

Revelaron razones por las que la Chilindrina lloró de verdad cuando Don Ramón volvió a la vecindad.

Han pasado 45 años desde el estreno de ‘El Chavo del 8’. Sin embargo, pese al paso del tiempo, sus seguidores recuerdan con nitidez algunos de sus mejores momentos. Son varios los episodios que han calado en el público. Uno de estos es, sin duda, el que protagonizó Ramón Valdés (Don Ramón) cuando regresó a la vecindad.

Como es sabido, pese al éxito que tuvo la serie mexicana, Ramón Valdés decidió abandonar el elenco; se dice que por sus diferencias con Florinda Meza. En 1981, el actor retornaría, pero la noticia se mantendría en secreto hasta el momento de la grabación.

De acuerdo con el relato de miembros de la producción de ‘El chavo del 8’, Roberto Gómez Bolaños sorprendió a María Antonieta de las Nieves, actriz que interpretaba a la Chilindrina, la hija de Ramón Valdés en la ficción. Ramón Valdés (Don Ramon) se había retirado de El Chavo y se supone que ya no volvería. Ambos actores, además de buenos compañeros de grabación, eran muy amigos en la vida real. Fue por esto que al verlo entrar en la escena y ya con las cámaras grabando, las lágrimas de emoción que derramó la Chilindrina fueron reales.

Anuncios

Tiempo después, María Antonieta de las Nieves publicó el libro biográfico ‘Había una vez una niña en una vecindad’, donde relató lo estrecha que era su amistad con Ramón Valdés. Incluso fue él quien la acompañó hasta el altar el día de su boda.
El recordado Don Ramón solo permaneció un año en el programa, alejándose de la producción a finales de 1981. Siete años después, el actor falleció, a los 64 años, víctima de un cáncer de estómago que se le diagnosticó en la década del 80.

Ramón Valdés (Don Ramon) se había retirado de El Chavo y se supone que ya no volvería. Su regreso fue una sorpresa que Chespirito le tenía reservada a María Antonieta (La Chilindrina) , ya que ella y Ramón fueron muy amigos. Para ese tiempo, Ramón Valdés NO estaba desahuciado; estaba feliz como una lombriz (como una lombriz siempre ha estado, dijo El Chavo)

EL COMERCIO (GDA)

Anuncios