Miércoles , Junio 21 2017

💏Tuvo trillizos y murió días después del parto. Pero mira lo que hace en la noches 👼

Anuncios

Si algo tenemos claro todos es que el amor de madre es lo más grande que existe en este mundo, este no conoce límites. Una madre siempre hará hasta lo imposible por la felicidad y el cuidado de sus pequeños, sea cual sea la situación.

Cassie es una prueba más de lo que una madre es capaz de hacer por sus hijos. Ella se casó con Joey, al poco tiempo decidieron empezar una familia y tuvieron a sus primeras hijas Chloey y Tenley.

Los dos estaban completamente felices y Cassie disfrutaba más que nada en el mundo su nuevo rol como madre, dedicaba los días enteros al cuidado de sus dos pequeñas. Después de unos años decidieron hacer más grande su familia y tuvieron la bendición de no esperar 1 hijo más si no 3, tendrían trillizos!

Cassie era una madre dedicada, siempre mencionaba que lo que más amaba en la vida era cuidar de sus hijos, pues era como ver el amor que sentían ella y su esposo en una forma física.

Anuncios

En el 2015, cuando sus niñas tenían 6 y 2 años, descubrieron que serían padres de nuevo pero ahora no sería una sola bendición sino tres, jamás imaginaron que tendrían trillizos.

La ilusión era enorme, con tiempo prepararon todo para recibir a los 3 nuevos miembros de la familia. Tenían listos los cuartos, la ropa, biberones etc… y por supuesto también tenían en mente que un embarazo de trillizos no es nada fácil y tendrían que tomar todos los cuidados necesarios.

Llego el día del nacimiento, como en la mayoría de embarazos múltiples nacieron prematuramente a los 7 meses y tuvieron que tener cuidados en incubadora durante algunas semanas. Desgraciadamente Cassie sufrió complicaciones, se formaron coágulos en sus pulmones y al paso de unos días perdió la vida. Esto dejo devastada a su familia.

Joey estaba devastado, no solo sufría por perder a su amada esposa si no que tendría que hacerse cargo el solo de sus 5 hijos. Aun así el recuerdo de Cassey lo llenaba de fuerzas para salir adelante por sus hijos.

Fueron muchas noches las que Joey escuchaba a sus hijas llorar y al apenas bajar de su cama se callaban. Tras muchas noches difíciles se quebró y no pudo más, estando en lágrimas su hija mayor Chloe se acordó y le dijo: “Mi mama dice que no estés triste, todo estará bien y te quiere mucho”.

Joey tomo esto como palabras de aliento de su pequeña, como una ilusión más que algo real. Pero días después la pequeña le insistía, hasta que le dijo que su mama los visitaba por las noches. Se sentaba en su mecedora favorita a arrullar a sus pequeños hermanos y le contaba cuentos a su otra hermanita.

Finalmente Joey entendió que su amada esposa volvía todas las noches a cuidar de sus pequeños, y lo seguiría haciendo toda la vida.

 

Anuncios