s√°bado , junio 23 2018

ūüĎī Un anciano perdi√≥ la memoria y cuando se lo llevaron al asilo, encontraron esto en su casa. ¬°escalofriante! ūüôÄ

Anuncios

Hidey, es una gata muy vieja de Pittsburg, pertenecía a un hombre que, por desgracia, padecía Alzheimer.

Después de un tiempo, tuvieron que llevárselo a una residencia de ancianos.

Paul, un pariente lejano, recordó que en casa del anciano siempre había vivido una gata y se preguntó qué había pasado con ella. Así que decidió pasar por la casa y echar un vistazo

¡Lo que encontró superó los límites de su imaginación!

Anuncios

Después de entrar en la casa, empezó a buscar la gata en todos los rincones.

Primero revisó los lugares donde los gatos suelen esconderse o hacer la siesta, después miró debajo de los muebles, detrás de las cortinas, etc., pero no encontró nada.

Pero de repente, un animal salvaje, con tentáculos oscuros, salió de debajo de la cama y bajó las escaleras a toda velocidad rumbo al sótano.

‚ÄúEra una extra√Īa criatura‚ÄĚ, en palabras de Paul. No estaba seguro de qu√© tipo de animal era. ‚ÄúAl principio, pens√© que era un gato que ten√≠a una manta encima‚Ķ‚ÄĚ.

S√≠, de hecho result√≥ que era una gata. Pero no era una manta lo que llevaba sobre el lomo, sino una cantidad enorme de pelaje enmara√Īado. Lo √ļnico que se le distingu√≠a era la cola negra que sobresal√≠a de la parte posterior del cuerpo.

Paul estaba aterrado cuando la descubri√≥. ‚ÄúEstaba escondida en una de las esquinas del s√≥tano. Baj√© hasta el lugar con una linterna y la busqu√© por todas partes, casi como en una pel√≠cula de terror. La encontr√© tratando de resguardarse en una esquina‚ÄĚ. Sin embargo, al verla de cerca, se me pas√≥ el susto y me puse muy triste. ‚ÄúEra muy posible que la gata estuviera muerta de miedo. Quiz√°s hab√≠a sufrido demasiado‚ÄĚ.

Finalmente pudo atrapar a Hidey y finalmente la llevó a la asociación local de rescate animal.

Los veterinarios nunca había visto algo como esto. La pobre gata parecía un monstruo. Su cabello había crecido tanto que tenía el cuerpo cubierto de rastas enormes, como si fuera un pulpo peludo.

Temblaba tanto de miedo que le tuvieron que aplicar anestesia general para removerle el exceso de pelo sin lastimarla. Al final, le quitaron casi un kilo de pelaje. Para tenerlo de este tama√Īo, seguro que hab√≠a pasado muchos a√Īos sin ir a la peluquer√≠a‚ÄĚ.

Y adem√°s de lo sucia y abandonada que estaba, la pobre criatura ten√≠a sobrepeso de pelo. Apenas si pod√≠a mover la cabeza y no pod√≠a limpiarse sola. Su due√Īo hab√≠a estado enfermo y era incapaz de cuidarla, incluso de reconocerla.

Despu√©s de trasquilarla profesionalmente y de un tratamiento m√©dico, ¬°Hidey luce nuevamente como un gato! Era evidente que estaba agotada. Tantos a√Īos de sufrimiento, sin recibir las atenciones b√°sicas, le hab√≠an dejado una huella profunda.

Afectado por toda esta experiencia, Paul sintió que lo mejor que podía hacer era adoptarla, así que se la llevó a casa, donde la gata se recuperó poco a poco. Actualmente, lleva una vida casi tan normal como cualquier otro minino.

Es una suerte que alguien se haya acordado de su existencia y que la haya rescatado. Todav√≠a muestra algunos s√≠ntomas del trauma que vivi√≥; por ejemplo, se esconde debajo de la cama (por algo se llama Hidey, que suena como a ‚Äúescondite‚ÄĚ), pero el amor de su nueva familia la est√° ayudando a confiar cada vez m√°s en las personas.

¬°Este es un recordatorio para estar al pendiente de nuestras mascotas; aseg√ļrate que reciban los cuidados adecuados y de tener un plan en caso de que te enfermes!

Anuncios