Intento cruzar un risco sin saber lo que le pasaría

Muchas personas se van al extremo sin medir la consecuencia fatal que pueden traer nuestro accionar, en cada movimiento que hacemos. La naturaleza tiene un espacio el cual está distribuido para cada ser viviente y no podemos romper la barrera de querer hacer más allá de los establecido en el siguiente video podemos ver este hombre caminando sobre la peligrosidad de una cuerda en la parte más alta del vacío dios tome la rienda de los paso de este hombre y ayude a que todo salga bien, aquí de mostramos el video.

CLICK AQUI PARA VER EL VIDEO COMPLETO


[plegar]

e he encontrado con esta práctica en diferentes lugares, un circo, un teatro, un parque, al lado de un semáforo; en la puesta en escena, se evidencia un punto de partida y uno de llegada, entre los dos una cuerda medio tensa, que se convierte en el camino a transitar; al lado un hombre o una mujer dispuestos a desafiarse, a emprender un recorrido que para muchos puede resultar absurdo y peligroso, sin embargo, para estos deportistas puede ser la mejor manera de exaltar su pericia y lo que quizás ha significado años de práctica, de ensayo y error, que les han permitido desarrollar y, por lo tanto poner a prueba, su habilidad física y mental para lograr el objetivo.

Y ¿cuál es el objetivo? Ir de un punto a otro, caminando, en ocasiones con acrobacias, por una cuerda medio tensa medio floja, sin caerse. Creo que nadie ha logrado el objetivo al primer intento, así que, para mí, el objetivo es otro; es persistencia, determinación, es tener claro y tener presente el destino, arriesgarse a hacerlo y en consecuencia desarrollar la capacidad de caerse y levantarse para volver a intentarlo.

En este punto de la reflexión, me hago dos preguntas: ¿Qué pasaría si emprendiéramos nuestros proyectos y nuestros sueños como el caminar por la cuerda floja? y ¿Qué necesitamos para hacerlo? Hay tantas respuestas a estas preguntas como personas que decidan responderlas. Las respuestas que le doy a estas dos preguntas yo las veo como mis propias instrucciones para la vida, aquí te las comparto:

Tener claro el destino al que quiero llegar y tenerlo presente; entendiendo como destino los anhelos profundos del corazón.
Elegir el camino que quiero emprender para llegar.
Soltar, soltar el resultado, el pasado, lo que me pesa y no me permite caminar. Para llegar a mi destino es necesario abandonar el lugar en el que estoy.
Caerme, levantarme, equivocarme, ajustar el rumbo, avanzar y celebrar el aprendizaje de cada experiencia.
Practicar, practicar y practicar, la práctica hace al maestro. Practicar todo, el amor, la generosidad, el poner límites, el decir no, el tener un tiempo para mí, practicar el hecho de vivir.
Vivir presente cada instante, dar un paso a la vez; recordar que cada paso cuenta.
Renovarme cada vez que lo considere necesario, la vida es movimiento y cambio constantes.
Ahora es tu turno, ¿Cuáles serían tus respuestas? ¿Cuáles serían tus instrucciones para la vida?

Comentarios Facebook

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.